1718 Views |  Like

Mi visión de Empresa Buena y Empresa Excelente

A veces nos cuesta diferenciar entre lo bueno y lo excelente y muchas veces usamos la palabra excelencia a la ligera.

Para mí la diferencia entre una buena empresa y una empresa excelente es bastante sutil, y con el tiempo me he dado cuenta de que algunas áreas separan a las primeras de las segundas. Esas áreas son por ejemplo: El liderazgo, cultura corporativa, su gente, la ejecución y servicio al cliente. Intentaré explicarme para echar un rápido vistazo a cada uno de ellas.

El liderazgo, ambas deberían tener una gran visión y un plan, pero las empresas excelentes tienen un plan dinámico, es decir, éstas empresas  están continuamente revisando y trabajando en su plan para mejorarlo. Estas empresas excelentes saben en todo momento a dónde van y hacen los ajustes necesarios.

La cultura corporativa, es fundamental para el éxito del negocio. Una gran empresa excelente debería crear un ambiente por el que los empleados se sientan atraídos y les guste permanecer en ella. A raíz de esto se produce un fenómeno de atracción y la gente que no forma parte de la empresa, lo desea.

Para mí una empresa excelente debe tener clarísimo que las personas son esenciales para su desarrollo y crecimiento. Puede parecer obvio, pero las empresas grandes tienen grandes personas dentro de su organización. Además las empresas que buscan la excelencia también buscan atraer a los mejores empleados.

La ejecución es la clave y separa las buenas de las excelentes empresas. Muchas empresas tienen buenas ideas, pero sólo las excelentes las ponen en práctica y lo hacen bien.

El Servicio al Cliente es una necesidad absoluta que debe identificar a las empresas excelentes ya que su cultura de empresa no sólo se dirige hacia el interior de la misma sino que se extiende a sus clientes.

Si cada una de esas áreas se ejecutara correctamente con eficiencia darán lugar a una empresa productiva y rentable favoreciendo el famoso “win-win”, la empresa ganará dinero y sus clientes estarán encantados, pero las empresas excelentes además trabajarán para fidelizarlos  y conseguir que se sientan identificados con su filosofía corporativa.

Hay una frase sobre este tema que me encanta,  <<Las empresas excelentes son como los atletas de élite, nunca darán nada por sentado y nunca dejarán de trabajar para mejorar>>